Humedades en las paredes de casa: Remedios para combatirlas

Tener humedades en casa es fatal y peligroso. Dejando al margen el problema de estético que deja en las paredes del hogar hay que tener en cuenta los riesgos que supone tener humedades para nuestra propia salud o que puede dañar nuestros aparatos electrónicos y muebles. Es por ello que es importante combatir las humedades y erradicarlas por completo. Además también es importante realizar tareas de prevención.

Principales causas de las humedades

Con el objetivo de ayudar y prevenir la aparición de humedades en casa vamos a comentar los principales errores que se cometen en los hogares y que ayudan a la proliferación de dichas humedades.

Falta de aire en las estancias

Una de las principales causas de humedades es la poca ventilación, ya sea del hogar o de una estancia en concreto. Dejar todas las ventanas cerradas no es buena idea durante un largo tiempo no es una buena idea. Ventilar la casa con cierta regularidad es más que positivo para evitar humedades.

Además es importante si se abren ventanas poder crear corriente de aire. Por lo tanto si tienes opciones de abrir ventanas que permitan dicha corriente de aire mejor que mejor. Basta con 10-20 minutos al día.

Evita esto si no quieres sufrir de humedades en casa

Tender la ropa dentro de casa es una de las principales causas que pueden generar humedades en casa. Hay veces que por causas climatológicas o simplemente por no tener más espacio en casa nos vemos obligados a tender dentro de casa.

Si lo haces de forma habitual estarás contribuyendo de forma muy activa a la generación de humedades ya que la ropa mojada en espacios cerrados genera una condensación que es absorbida por las paredes de casa y de aquí pueden surgir problemas.

Como consejo principal si no puedes tender fuera invierte en una secadora ya que en caso contrario tarde o temprano podrías topar con el problema de las humedades.

Cuidado con el baño

El baño es una zona complicada en lo que a humedades se refiere. Paredes y los techos están sujetos a mucha humedad, es importante intentar instalar un pequeño extractor de aire que pueda absorber todo el vapor y expulsarlo fuera del baño.

Aquellos hogares que no dispongan de un extractor es importante ventilar bien el baño después de la ducha. De esta forma se reducirán los riesgos de sufrir humedades en un futuro.

En la cocina si o si utiliza el extractor

La cocina también está sometida a momentos intensos. Al hervir agua la humead de la estancia sube y es importante hacer uso del extractor para evitar problemas. Cada vez que se cuecen alimentos de cualquier tipo sin poner la tapa toda el agua que se evapora va a parar a las paredes de la cocina y el techo.

Además de utilizar el extractor es más que recomendable cocinar con la puerta de la cocina cerrada para evitar que la humedad se expanda a otras zonas de la casa. Y en la medida de lo posible utiliza las tapas de ollas y cazuelas.

La calefacción puede jugarte una mala pasada

La calefacción también puede ser una generadora de humedades a gran escala. La condensación que puede generar va directamente a paredes, techos y especialmente a los muebles. En muchos hogares se suele cometer el error de subir la calefacción hasta elevadas temperaturas para poder ir por la casa en manga corta, esto también ayuda a generar más condensación y por lo tanto más humedad en casa.

Para evitar problemas tanto de humedades como de factura es recomendable mantener la casa a una temperatura estable entre los 18 y los 22 grados. Un buen termostato es el mejor aliado en este aspecto.

No conviertas tu casa en un jardín

¿Cómo es la selva? HUMEDA! Las plantas pueden también ser una fuente generadora de humedades. Al final toda el agua que le das a las plantas es expulsada de forma que queda en el ambiente. Así que cuidado con convertir tu casa en la estación de Atocha de Madrid.

Esto no quiere decir que no tengas plantas en casa. Todo lo contrario. Pero con moderación.

Tuberías y grifería en mal estado son un problema

Si tienes un grifo que gotea arreglaro. Por tres motivos. Primero por el medio ambiente, segundo para que tu factura del agua no suba más de lo que debería y tercero para evitar las humedades. Un grifo goteando 24 horas al día es igual a generar humedad en el hogar.

Otro punto importante son las tuberías. Si hay alguna fuga hay que solucionar el problema inmediatamente o el problema irá a mucho más.

Elementos que ayudan a combatir la humedad

Además de seguir los consejos que te hemos dado hay varias cosas que de forma proactiva puedes hacer en tu casa para ayudar a la prevención de las humedades.

Absorvedores de humedad

En el mercado existen unas cajas absorbentes de humedad que pueden jugar un papel muy importante a la hora de combatir las humedades.

También existen unos saquitos de cloruro de sodio que se ponen dentro de los armarios y absorben la humedad que pueda haber dentro de ellos. Sin duda un gran producto para proteger a los armarios de las humeades.

Revisa posibles filtraciones de los pisos colindantes

El propio techo puede ser un elemento dispersante de humedades generadas en estancias que escapan a nuestro control. Por eso es importante revisar los techos de vez en cuando para detectar posibles filtraciones de agua en pisos superiores.

Te puede interesar

Así se quita el mal olor a humedad de tus toallas

No puede ser que te seques cada día con toallas que huelen mal. Con estos…

Así es la nueva casa de Leo Messi en la Porsche Design Tower de Miami

Tener humedades en casa es fatal y peligroso. Dejando al margen el problema de estético…

Cómo blanquear toallas viejas para dejarlas como nuevas

Es momento de recuperar el blanco nuclear de tus toallas. Si, ese mismo blanco de…