Trucos y consejos para tener un dormitorio más fresco en verano

El verano es la temporada más esperada por todos, para disfrutar del «buen clima» y de las vacaciones, sin embargo, también es la temporada del año en el que se hace más complicado sobrevivir una tarde en casa debido a las altas temperaturas. Con el cambio climático las temperaturas se están volviendo más extremas y el calor se accentúa mucho más que en años anteriores.

Combatir el calor en casa sin aparatos de aire acondicionado se puede antojar complicado, especialmente en aquellas noches en las que no circula ni gota de aire. Dormir en una habitación sin ventilación, con el cuerpo sudoroso y las sábanas calientes, es simplemente horrible, sin embargo, puedes poner en práctica algunos trucos caseros, que ayudan a combatir las altas temperaturas del verano y disfrutar de un dormitorio fresco.

Consejos para tener un dormitorio más fresco en verano

Se puede dormir bien en verano sin aire acondicionado. Para ello hay que seguir algunos consejos y aplicar algunos trucos en tu dormitorio para hacer que la temperatura baje algunos grados e intentar que el aire que entra por las ventanas sea un poco más fresco.

Las sábanas de algodón en verano son mejor

El algodón es una tela que no retiene el calor corporal. Esto la convierte en perfecta para evitar que la cama absorba nuestro propio calor. Además es importante que en la medida de lo posible la sábanas sean de color blanco ya que al añadir color se pierden algunas de las propiedades del algodón.

Tienes que evitar utilizar sábanas de poliéster o seda ya que estas si que mantienen el calor corporal y esto hace que con el paso de los minutos el interior tenga una temperatura más elevada aún que la del exterior.

Además como el algodón no absorbe calor va a hacer que durante el día la estancia se mantenga más fresca que con otro tipo de fibras.

La cama cuanto más baja mejor

La temperatura en el suelo es más fresquita que en el techo. La diferencia puede parecer poca pero al sumar medio grado de aquí, medio grado de allí puedes llegar a bajar la temperatura que tienes ahora mismo. Así que en verano si puedes poner el colchón directamente en el suelo y utilizas sábanas de algodón vas a notar mejoras.

Rebaja la temperatura del aire entrante

En muchos casos las estancias de calientan debido a que el aire que entra por la ventana tiene una temperatura muy superior al de la estancia y esto con el paso de los minutos hace que la estancia tenga la misma temperatura que el exterior.

Para rebajar la temperatura del aire entrante hay que poner una sábana húmeda delante de la ventana. De esta forma el aire que entre en la habitación disminuirá su temperatura y por lo tanto el dormitorio tendrá una temperatura más baja.

Bolsas de frío

Rellena un calcetín o una bolsa de tela con granos de trigo de sarraceno o de arroz, átalo fuertemente y guarda en el congelador durante 1 o 2 horas. Utiliza esta bolsita fría para ponerla en distintos espacios de la habitación para que absorba el calor.

Gel congelado

También puedes utilizar el gel frío para introducirlo dentro de la cama. Si lo pones en la cama 30 minutos antes de ir a dormir vas a refrescar la temperatura de la cama consiguiendo que las primeras horas de sueño sean más placenteras.

Reduce el mobiliario de la habitación

Al margen del aire de la estancia los objetos también adquieren temperatura. Es por eso que si consigues tener menos mobiliario y/o objetos en la habitación hay menos cosas que puedan coger temperatura y como consecuencia tendrás una habitación más fresca.

Desconecta aparatos electrónicos

Los aparatos electrónicos generan calor. Para reducir puntos de generación de calor en tu habitación y combatir las altas temperaturas de la temporada, desconecta los aparatos electrónicos que no estés utilizando, como por ejemplo tu ordenador, radio y televisor.

Otro punto importante es evitar cargar el teléfono en la habitación. Muchos teléfonos se generan temperatura en el momento de la carga. Evita cargar el teléfono en la habitación mientras duermes para evitar que la temperatura suba.

Disminuye el uso de bombillas

Afortunadamente durante esta temporada, la iluminación natural dura hasta las 8 o 9 de la noche, lo que ayuda a disminuir el uso de las bombillas eléctricas en el hogar. Para que tu dormitorio se mantenga fresco, coloca bombillas del tipo LED ya que desprenden mucho menos calor.

En caso de no poder montar bombillas led utilízalas lo mínimo posible ya que el calor que desprenden puede ayudar a subir la temperatura del dormitorio.

La combinación de todos los consejos va a reducir la temperatura de tu dormitorio

Algunos de los consejos pueden parecer una tontería pero si consigues reducir un grado quitando mobiliario de tu habitación, otro grado con las luces, evitando cargar el teléfono y desconectando aparatos electrónicos. Otro grado con las sábanas de algodón y otro grado con la tela fría en al ventana. Al final puedes reducir 2-3-4 grados la temperatura de la estancia y conseguir un descanso mucho más placentero.

Haz uso de estos fabulosos y sencillos consejos, para mantener un ambiente fresco en tu habitación y disfrutar del verano. Como puedes ver, son trucos caseros, no necesitas comprar productos especiales ni nuevos en alguna tienda especifica. No esperes más y empieza a prepararte desde ya, para enfrentar con éxito las altas temperaturas.

Te puede interesar

Funda nórdica 100% algodón Elisio

23.99 EUR

Funda nórdica de algodón lavado, Majari

30.39 EUR

Funda nórdica de algodón lavado LONIE

14.99 EUR

Funda nórdica estampada KINDIA

19.99 EUR

Funda nórdica de percal de algodón HOAN

22.49 EUR

Funda nórdica de algodón COOL

19.99 EUR

Funda nórdica con estampado WAX

22.39 EUR